Abrimos la sección dedicada a las frondosas con aptitud para producir madera de calidad, y lo hacemos con la especie que da nombre a nuestra empresa, el serbal.
Conocido con multitud de localismos: jerbo, sierbo, jerbal, surbial, zurbial, pomo, pomal, etc., este arbolillo autóctono nos ofrece un sinfín de bondades y, a cambio, resulta muy frugal en sus exigencias edafo-climáticas. A pesar de ello, y como ha sucedido también con muchas otras especies de uso frutal antaño ligadas íntimamente a nuestra cultura rural, se encuentra hoy día marginado en España, desterrado de nuestras huertas y entornos humanizados.
Es el jerbo un árbol singular, de talla pequeña a media, que se comporta como heliófilo y secundario en nuestros montes, ocupando por tanto situaciones de borde y claros en las masas boscosas ibéricas. Lo define su destacable adaptabilidad, siendo capaz de medrar con éxito en suelos someros, con pH elevado, presencia de yeso, pobres, e incluso en suelos pesados con alternancia de sequías y encharcamientos. En cuanto al clima, pasa otro tanto, es especie perfectamente adaptada al clima mediterráneo continentalizado, resistiendo sin daños inviernos gélidos y veranos calurosos con estiajes marcados.

Si a estas ventajas adaptativas, le unimos que es productor de una madera de muy alta calidad, y de frutos comestibles, además de estar dotado de un reseñable valor ornamental, nos queda un conjunto más que atractivo, una especie forestal como hay pocas.

A pesar de sus bondades, decíamos, el jerbo es raro de ver ya en nuestros montes y pueblos, pero los programas de ayudas a la forestación de tierras agrarias con objeto de producir maderas de calidad lo volvieron a poner en liza. Si bien no es de las primeras especies que se le ocurren a un propietario con idea de plantar árboles, su tremenda adaptabilidad ha hecho que sea considerado para aquellas estaciones en donde las frondosas “estrella”, el nogal y el cerezo, no serían capaces de desarrollarse adecuadamente.

Pero no quedan ahí sus ventajas en comparación con otras frondosas productoras de maderas de calidad. Además, su modo de brotación y su tendencia natural a la dominancia apical, lo convierten en un árbol relativamente fácil de gestionar en las podas, con menor necesidad de intervenciones que en el caso del nogal.

Son jóvenes y aún escasas las plantaciones de frondosas que han empleado serbal como especie principal hasta la fecha, pero los datos de crecimiento y estado sanitario que hemos recopilado hasta ahora nos invitan al optimismo. ¡Y eso teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos el jerbo se ha plantado en estaciones que presentaban limitaciones y pegas!
 
De acuerdo a la experiencia de las plantaciones que estamos midiendo y revisando, en SORBUS Bosques Multifuncionales creemos que los turnos de corta en estaciones más favorables (con compensación de humedad edáfica, elevadas precipitaciones, suelos ricos y profundos…), podrían ser más cortos que los del nogal.